Consejos para mejorar nuestra autoestima laboral

mejorar la autoestima laboral

Una buena autoestima laboral ayuda a desempeñar con éxito tu profesión. ¿Cómo detectar y mejorar una baja autoestima laboral?

El autoestima es un juicio de valor que afecta al desarrollo psicológico y el nivel de motivación de cada uno de nosotros. Además, la autoestima de cada individuó afecta al desarrollo de diferentes ámbitos como: relaciones interpersonales, intrapersonales y con el entorno.

En este caso nos dedicamos a la autoestima en el entorno laboral. Puede que, en el resto de ámbitos de nuestra vida no tengamos ningún tipo de problema pero en el trabajo, no actuemos como deberíamos. ¿Cómo podemos darnos cuenta de que tenemos una autoestima laboral baja?

Antes de nada, debemos señalar como núcleo de todo el MIEDO. La baja autoestima y el miedo a actuar de una determinada forma, o decir lo que se piensa, están directamente relacionados. Algunos de los signos que alertan de una baja auotestima laboral son:

  • Falta de seguridad a la hora de proponer nuevas ideas o proyectos. Miedo a fallar, a no sorprender o no resultar útil.
  •  Imposibilidad de asumir nuevos retos. Volvemos a lo mismo, falta de atrevimiento, miedo a fallar… Por ejemplo, una persona con baja autoestima laboral denegaría la oportunidad de trasladarse temporalmente ante la apertura de una nueva delegación.
  • Tendencia a generar malas relaciones entre compañeros. Principalmente debido a que las personas con baja autoestima no saben decir que NO.
  • Dificultad para ascender. A mayor responsabilidad, mayor riesgo… ¿Cómo defienderían una idea que no siempre va a gustar a todos?
  • Dificultad para tomar decisiones, sean de tipo que sean. Si una persona con baja autoestima laboral teme no gustar a todo el mundo sabrá que las decisiones no tienen por qué gustar al 100% de los compañeross. Ahí es donde entra en juego el miedo o bloqueo emocional.
  • No suelen rendir bien a la hora de exponer en público. ¿Por qué? Porque saben que van a estar evaluadas.
  • Sentimiento de culpabilidad. Por ejemplo, sensación de no haber actuado con profesionalidad ante un cliente.
  • Descuido del aspecto físico, importante para muchos trabajos. Por ejemplo, un comercial que ha de presentar en ferias y congresos un producto cosmético.

Una vez detectados los puntos débiles ya habremos pasado el punto más complicado, reconocerlos. Algunos de los consejos que podemos llevar a cabo para mejorar el autoestima laboral son:

  • Solicitar ayuda psicológica. La terapia suele ayudar a buscar el orígen ya que, en la mayoría de los casos, suele provenir de la infancia o de una experiencia traumática.
  • Fijarnos pequeños objetivos semanales y mensuales. Comenzar a ir dando pasos poco a poco.
  • Respetarnos, valorarnos y querenos a nosotros mismos.
  • Comenzar a ser conscientes de nuestros puntos fuertes en lugar de focalizarnos en los débiles.
  • Aprende a escuchar e intenta responder e interactuar con naturalidad CONFIANDO en tí.

Pero sobre todo, piensa siempre. ¿Qué es lo peor que me puede pasar? Que alguien no me de la razón o que falle en el argumento. ¡Ahí reside el aprendizaje, eso no es malo! Si partimos de esa base, llevaremos mucho ganado.

Comparte en tus redes ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *